Stranger things in Stryn

Ayer por la noche, después de comernos unas lonchas jamón serrano (ojo, a 3 euricos la loncha) que llevábamos sin comer desde que salimos de España nos vimos con energía para salir a hacer unas fotillos desde la montaña.

Estaba el cielo completamente despejado y la intención era fotografiar las estrellas y demás. Hacía frío, me quedaba una rayita de batería, todavía no estaba el cielo completamente oscuro (aunque faltaba poco) porque sí, en Noruega hay meses en los que no hay oscuridad y además no tenía el maldito cable disparador para hacer exposiciones más largas osea que imaginad las fotografías. Aun así las vistas eran increíbles.

Cuando ya el sueño apretaba bajamos al pueblo y allí estaba lo mejor de la noche.

TACHAAAAAAAAAN

Bueno a partir de esa imagen Miguel ya sabía que no íbamos a irnos a dormir. Estaba como las locas con el trípode de arriba para abajo. Me hubiera gustado hacer más fotos pero la nube se iba moviendo y yo estaba enamorada completamente de las vistas desde el puente así que cuando volvimos al centro (dos calles más allá) ya no quedaba niebla.

Y aquí tenéis las vistas desde el puente viejo.

Y no podría faltar la nuestra…

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *