Despedida

Dentro de poco ya no habrá más amaneceres en esta habitación. Ya no nos despertará el ruido de los pájaros balanceándose en el comedero, ni los rayos de sol entrando por la ventana.

Dentro de poco ya no veremos el fiordo desde nuestro cuarto, ni la montaña cortada por la niebla mañanera.

Dentro de poco ya no habrán tortas francesas con té sobre la cama.

Pero dentro de poco seguiré viendo esa sonrisa por la mañana, esa sonrisa que te sale cuando me despierto antes que tu y te acaricio la cara dándote los buenos días.
Eso se viene conmigo allá donde vaya, ese despertar tuyo sonriente y cariñoso.

Está tan llena de recuerdos esta casa…
Por suerte lo mejor se viene conmigo.

Marcar el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *