Santuarios de Elefantes.

Asia es increíble. Sobre todo para los europeos. Tienen una cultura, costumbres y paisajes tan distintos a los nuestros que nos vuelve curiosos y con ganas de querer recorrer cada rincón de este continente.

Viajar es sano, viajar te hace conocer cosas nuevas y aprender, viajar te hace madurar y ver el mundo desde distintas perspectivas. Viajar es increíble pero a veces estamos tan centrados en divertirnos y en querer verlo todo que no somos conscientes de que algunas cosas tienen un fondo oscuro.

En Asia es que “todo está disponible para el turista” y eso es algo que no me gusta nada.

Una de las cosas que más me ha dolido ver es cómo explotan a los animales salvajes para la diversión de unos cuantos turistas y la cantidad de tráfico ilegal de especies que hay allí.

Este tema me ha perturbado mucho durante el viaje, sobre todo en Tailandia dónde puedes encontrar “Santuarios de elefantes” en cada kilómetro.

¿Existen realmente los Santuarios de elefantes?

Sí, existen, pero es MUY pero que MUY difícil encontrar uno que realmente sea eso.

Hace muchos años los elefantes eran usados para la tala de árboles, ellos cargaban con los troncos, era mano de obra barata, solo tenías que raptar al elefante de la selva, sin tener que pagar nada por él, someterlo y explotarlo. Esto ocurría hasta el 1989, año en que el Gobierno de Tailandia lo prohibió.

¿Qué pasó después de esto? Pues que muchas familias se arruinaron y había que encontrar otra forma de sacar beneficio de ellos. Ahí empezaron a surgir estos “santuarios” que dicen “haber salvado” al animal de la esclavitud. Ellos se dieron cuenta de que a los turistas les parecía muy exótico ver elefantes ya que la mayoría de nosotros solo los hemos visto de lejos en Zoos, y para que no te sientas mal te venden la moto de que ahora viven mejor, de que ya no pueden volver a su hábitat natural, te dan unas cuantas frutas para que se las des de comer y un par de botas de agua para que los bañes.
Entonces tu te haces tu fotito, abrazas al elefante, te sientes único y super agradecido de haber aportado tu granito de arena para ayudarlos.

Pues no, siento decirte que es todo una gran mentira. Lo primero es que los elefantes que tienen allí no están domesticados, la mayoría podrían volver a su hábitat sin problema. Se necesitan 12 generaciones de elefantes nacidos en cautividad para que éstos sean “domésticos”. Además los elefantes no son animales para vivir en cautiverio ya que no pueden mantener el mismo nivel de actividad que deberían tener y esto los conduce a la obesidad, dolores de articulaciones, depresión… Por lo que mueren mucho más jóvenes.

Lo segundo es que estos elefantes no han sido rescatados, simplemente han cambiado de oficio y algunos han sido comprados por una gran suma de dinero a sus “dueños”. Por ese motivo no son devueltos a la naturaleza, ya que has pagado una millonada por “rescatarlo” no vas a soltarlo así porque sí, habrá que sacarle rentabilidad.

Cuando tú pagas por rescatar a un elefante lo único que haces es que esa persona vuelva a capturar a un elefante joven ya que cuando este se haga viejo o enferme sabe que le pagarán una gran cantidad de dinero por él. Así que al final el “santuario” contribuye a la explotación de elefantes. Es un círculo vicioso.

Lo tercero es que para que un elefante sea “manso” ha tenido que soportar una terrible tortura por parte de los humanos, así que imaginaos cómo se siente cuando te acercas a abrazarlo o a darle un platanito. Cuando los “cuidadores” te dicen que está feliz realmente está aterrado de tenerte cerca. Lo que pasa es que un elefante no es como un perro que te pone cara de pena y enseguida notas en sus ojos el maltrato que ha sufrido. Quizá el elefante esté gritando de terror y tu pienses que está feliz de tenerte a su lado.

Los elefantes son animales salvajes que no necesitan que nadie los duche ni les de de comer, ellos saben hacerlo solos. Muchos están encadenados y expuestos sin apenas espacio para moverse y de verdad que no puedo entender cómo hay gente que cree que son libres cuando se puede ver la cadena que llevan en sus patas.
Los “cuidadores” tienen un palo de madera con un gancho afilado que utilizan para someter al animal.

Muchos trabajadores de este santuario creen realmente que están ayudando al animal, se hacen muchos voluntariados en los que debes de pagar una gran cantidad de dinero para trabajar allí y te “lavan el cerebro” haciéndote creer que todo lo que haces es bueno, pero si investigas un poco te das cuenta del oscuro fondo que hay detrás de esto.

Para identificar un buen santuario de elefantes debes tener en cuenta varios puntos:
-Que el animal viva en un espacio amplio y lo más parecido a su hábitat natural.
-Que no puedas acercarte al elefante.
-Que él no pueda notar tu presencia.
-Que no puedas alimentarlo.
-Que sea un grupo muy reducido.
-Que no hagan espectáculos con ellos.
-Que no estén encadenados.

Pero claro, un verdadero santuario no tiene nada de atractivo porque si no puedo montarlos, tocarlos, abrazarlos, bañarlos y hacerme la foto junto a él ¿para qué voy a pagar para ir a un santuario de elefantes, verdad? Bueno pues aquí podéis encontrar la diferencia entre el turista que realmente quiere ayudar y el que solo quiere divertirse.

Acabar con estos santuarios es algo que está en manos de los turistas porque ellos sólo viven del turismo. Así que si dejamos de visitarlos conseguiremos que cada vez haya menos.

Me he cruzado con muchos turistas que piensan que por ir a uno no pasa nada, pero ahí está el problema, si todos pensamos igual al final no conseguiremos acabar con esta explotación.

Con este post no pretendo señalar a nadie, entiendo que muchas veces nos hace falta que alguien venga y nos muestre la verdadera realidad porque ellos hacen muy bien su trabajo de esconder la tortura y pintarlo todo de color de rosa para que tu te sientas bien. Entonces ¿qué pasa si ya he visitado uno de estos malvados santuarios? No pasa nada, solo aprende del error, no vuelvas a visitar uno y da a conocer la realidad a los que todavía no la saben.

Un elefante es salvaje y si quieres ver uno puedes visitar los parques nacionales que hay por toda Asia y buscarlos en libertad.

Os dejo el enlace a un —> post <— que estuve leyendo de un chico que hizo un voluntariado en Chiang Mai y os cuenta con todo detalle la cara oscura de estos santuarios.

Por favor no visites uno de estos santuarios de elefantes, no colabores, no cometas el error del turista y piensa en su sufrimiento.


Marcar el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *